Alertan ‘carga pública’ afectará a más de 250,000 neoyorquinos preocupa a la Gran Manzana.

El anuncio dado a conocer este lunes sobre las nuevas reglas del plan de ‘Carga Pública’ está provocando gran preocupación en la Gran Manzana, ya que se estima que más de 250,000 personas podrían verse afectadas, según estimaciones de activistas, grupos pro inmigrantes y las mismas autoridades municipales.

Las alarmantes cifras incluyen a decenas de miles de neoyorquinos que son pacientes del sistema de hospitales públicos y que, por el gran temor a ser penalizado, podrían abandonar el Medicaid y otros programas de seguro de salud, lo que los dejaría totalmente desprotegidos.

Y al ser el mandatario de una ciudad donde aproximadamente el 38% de la población es inmigrante, uno de los primeros en reaccionar al anuncio fue el alcalde Bill de Blasio, quien dijo que el Presidente “está lanzando un asalto directo a nuestros hermanos y hermanas inmigrantes. Este país fue construido por trabajadores soñadores de todo el mundo. Y ese es el país que estamos luchando para proteger. A nuestros inmigrantes neoyorquinos: estamos con ustedes ahora y siempre. A nuestro Presidente: nos vemos en la corte”.

Y reafirmando esa postura de defensa, la comisionada de la Oficina de Asuntos Inmigrantes del Alcalde, Bitta Mostofi, indicó que la Ciudad “hará todo lo que esté a nuestro alcance para garantizar que las personas tengan los recursos que necesitan en este momento crítico. Si está preocupado o tiene preguntas sobre cómo la ‘carga pública’ podría afectarlo a usted o a sus seres queridos, puede llamar a ActionNYC al 311 o al 1-800-354-0365 y decir ‘carga pública’ para acceder a asesoramiento legal confiable financiado por la Ciudad. Estamos aquí para ayudarlo a tomar la decisión correcta para usted y su familia. ”

Entre tanto, el presidente del Concejo Municipal Corey Johnson, alertó sobre la crisis de salud que provocará el plan de la Administración Trump. “Es una regla extremadamente perjudicial para la salud pública de la ciudad, disminuirá el acceso a la atención médica y al mismo tiempo aumentará la pobreza, la falta de vivienda y el hambre. También dañará nuestras economías locales, estatales y nacionales”. Johnson agregó que el plan “impactará desproporcionadamente a las comunidades de bajos ingresos, en particular a las comunidades de color, obligando a las familias a tomar la difícil decisión de abandonar los servicios médicos, alimenticios o de vivienda por temor a exacerbar las consecuencias de la inmigración”.

Más de 2 millones en todo NY

Y si las cifras de afectados en la Gran Manzana son preocupantes, las de todo el estado de Nueva York son mucho más alarmantes: 2.1 millones de inmigrantes serían impactados directa o indirectamente por la nueva regulación, según indicó la Gobernación.

“La nueva regla de la ‘carga pública’ de Trump de restringir el estatus de residentes permanentes a aquellos que hayan recibido asistencia de salud, nutrición, vivienda y Medicaid en el pasado es una regla cruel que apunta a la población más vulnerable. Esta es una regulación draconiana que es antiamericana y anti-Nueva York”, indicó la secretaria de Estado de Nueva York Rossana Rosado.

La funcionaria estatal criticó que la Administración Trump continúe poniendo todas las barreras posibles “para que nuevos americanos vengan y se unan a nuestro país, ya sea separando y encarcelando a las familias en la frontera, restringiendo el asilo para aquellos que huyen de la violencia y empoderando al ICE a deportar residentes”

Otra voz estatal que se unió al rechazo contra la medida fue la de la líder de la mayoría del Senado Andrea Stewart-Cousins, quien dijo que este es “un ataque vergonzoso contra las familias inmigrantes de Nueva York. Hacer la vida más difícil para los inmigrantes que trabajan duro y que son una parte esencial de nuestras comunidades y nuestra próspera economía es cruel, injusto y antiestadounidense. Nueva York resistirá este último ataque racista de la Administración Trump”.

¿Dónde informarse en NY?

Las organizaciones pro inmigrantes de Nueva York también reaccionaron al anuncio, instando a que se mantenga la calma, principalmente entre los indocumentados que están en procesos para cambiar su estatus migratorio, y recordando que aquellos que tengan preguntas sobre el plan de Trump pueden llamar a la Oficina de Nuevos Americanos al 1-800-566-7636.

“Esta administración está usando las necesidades básicas de las personas como un arma para enviar un mensaje a las familias inmigrantes: si no eres blanco y no eres rico, no eres bienvenido aquí. Obligar a las familias a elegir entre acceder a programas que garantizarán la salud y el bienestar de sus familias y un camino hacia una visa o tarjeta de residencia es cruel, inmoral y malo para todos los neoyorquinos, punto”, dijo Steven Choi, director Ejecutivo de la Coalición de Inmigración de Nueva York (NYIC).

La organización The Legal Aid Society, que presta servicio legal a inmigrantes, también recordó que aquellos que tengan dudas los pueden contactar en la Línea de ayuda de la Unidad de Derecho de Inmigración al 1-844-955-3425.

“Por primera vez en la historia del país, el Gobierno aplicará una estricta prueba de ‘carga pública’ a los solicitantes de residencia permanente basados en la familia. Ni siquiera las personas que ganan el 250 por ciento del nivel de pobreza ($64,000 al año para una familia de cuatro) son inmunes a que se les nieguen sus solicitudes de tarjeta verde. Corren un riesgo especial las personas que han recibido, o se prevé que recibirán en el futuro, incluso cantidades mínimas de ciertas formas de asistencia gubernamental, como SNAP o Medicaid”, indicó Janet Sabel, CEO y Abogada en Jefe de The Legal Aid Society.