Empresario dominicano acusado por los fiscales federales de Nueva Jersey de cometer un fraude millonario

El empresario dominicano Víctor Osorio, residente en el exclusivo suburbio de Crestkill (Nueva York) y dueño de un consorcio de numerosos restaurantes, que incluye a Mamá Juana Café, fue acusado por los fiscales federales de Nueva Jersey de cometer un fraude millonario al mentir en una solicitud para declararse en bancarrota.

El caso de Osorio, de 40 años, posee restaurantes en el Alto Manhattan, Nueva Jersey, El Bronx, Queens, Florida y República Dominicana. Su hermana, Susana Osorio, figura como la presidenta de la cadena de restaurantes. Su caso está en manos del juez federal Steven C. Mannion.

Los fiscales dicen que una investigación realizada por el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) y agentes de Seguridad Nacional de Nueva York condujo cargos contra Osorio.

Osorio también es copropietario de un restaurante separado de la cadena en Pensilvania con el socio de Mamá Juana Café Carlos Saint Hilaire. El acusado presentó una demanda acogiéndose al capítulo 7 en la corte federal de Newark en Nueva Jersey, en febrero de 2017, dijo ayer martes el fiscal federal de ese distrito Craig Carpenito, en un comunicado.

En su petición, Osorio declaró que ninguno de sus afiliados tenía un caso de bancarrota pendiente, mientras no reveló que era un negocio en el que tenía intereses, dijo el fiscal.

Ese negocio tenía un caso de quiebra pendiente en ese momento en el Tribunal de Quiebras de los Estados Unidos del Distrito Sur de Nueva York añade el comunicado.

“Osorio también presentó las listas de activos y pasivos, firmadas bajo pena de perjurio, en las que declaró que no era propietario ni tenía interés en ninguna empresa incorporada o no incorporada”, agregó el fiscal federal.

“No reveló que tenía un interés de propiedad en el negocio 1 – y había declarado aproximadamente siete meses antes en los documentos de quiebra que era su único propietario – y tenía un interés de propiedad en otro negocio”, señala el comunicado.

Osorio declaró también que no era propietario ni tenía intereses en ninguna cuenta de cheques, ahorros ni otras cuentas financieras, al no revelar una cuenta bancaria en un banco en la República Dominicana en la que tenía intereses”, dijo el fiscal Carpenito.

Ocho días después de la presentación inicial, Osorio modificó los cronogramas para revelar un interés de propiedad parcial en el primer negocio, según muestran los registros.

“Sin embargo, las enmiendas aún no revelaron un interés de propiedad en el negocio 2 y la cuenta bancaria en la República Dominicana”, dijo Carpenito.

El fiscal acreditó a los detectives del NYPD asignados a la Fuerza de Tareas de Cumplimiento de Seguridad Fronteriza (BEST) y a agentes especiales de seguridad nacional en Nueva York, la investigación que produjo los cargos.

Manejando el caso para el Gobierno están la fiscal federal adjunta Dara Govan, jefa de la Unidad de Protección Pública de Carpenito en Newark, el fiscal federal adjunto Sean M. Sherman, también de la Unidad de Protección Pública, y el fiscal federal adjunto Ben Teich de la Unidad de Delitos Económicos.